Masajes Sexuales Para Ponerla a Cien

El día de hoy solo tengo una cosa en mente poder ayudarte para que aprendas a dar un masaje erótico en lo que te demores en leer este articulo.

La idea de todo esto es que puedas aplicar lo aprendido en esta sección HOY MISMO y lo vayas perfeccionando con el transcurrir de los días recuerda la practica hace al maestro.

A diferencia de los masajes normales de la cual estoy segura que conoces y que probablemente hayas recibido uno alguna vez en tu vida, los masajes eróticos se realiza con una intensidad diferente en un masaje erótico los movimientos deben ser más largos e intensos, similares a una caricia aunque con mayor presión.

Bien entonces….

Recuerda crear el ambiente adecuado para que los dos se sientan cómodos y no haya ningún contratiempo.

Para comenzar, desviste a tu pareja y que se tumbe boca abajo cómodamente, con la cabeza en posición lateral y los brazos a lo largo del cuerpo con los codos ligeramente flexionados.

Tu posición también debe ser lo más cómoda posible bien en pie o de rodillas o sentado sobre sus nalgas.

A partir de ahí, coloca tus manos sobre su espalda y ejerce una leve presión, con la mano izquierda en la zona del corazón y la mano derecha en la zona baja de la espalda. Esta posición (que debe mantenerse un tiempo) facilita la concentración y la calma. Fíjate tanto en tu respiración como en la de tu pareja.

Arranca el masaje recorriendo el cuerpo con leves caricias utilizando las yemas dedos y las palmas de las manos deslizándolas despacio y con suavidad.

Recorre desde el cuello hacia los hombres, los brazos, la espalda, las piernas y bajar hasta los pies. (No recorras las zonas íntimas AUN NO) Dedica a cada punto unos minutos, los suficientes como para relajar. Puedes realizar el movimiento de arriba hacia abajo y viceversa.

Cuando hayas terminado esos movimientos, masajea con los dedos la cabeza concentrándote en el cuero cabelludo con un poco más de presión. Para ello, coloca las manos en los lados de la cabeza en la zona posterior de las orejas presionando con los dedos. Si lo deseas, puedes masajear la cabeza como si estuvieras lavando el pelo aunque con movimientos mucho más lentos.

Sin dejar la cabeza, puedes recorrerla con la yema de los dedos, utilizando la misma presión, desde la nuca hasta el nacimiento del pelo en la frente.

Una vez terminadas las caricias, pon en tus manos aceite de masaje, suele estar frío y puede malograr el ambiente que has conseguido hasta ahora así que procura calentarlo frotando tus manos antes de extenderlo por la espalda de tu pareja. Extiéndelo utilizando movimientos circulares con las palmas de las manos más rápidamente y con mayor presión que las caricias anteriores.

Recorre la columna vertebral de arriba abajo con deslizamientos suaves.

Coloca tus manos con las palmas en el lateral de la columna a la altura de la cintura y los dedos hacia afuera, desliza las manos con una ligera presión hacia afuera y luego hacia arriba pero únicamente con la almohadilla de la palma de la mano.

Ahora puedes aumentar la presión, coge sucesivamente los músculos de la espalda entre la palma de la mano y el dedo pulgar, presiona suavemente y suelta, como si estuvieses amasando pan. Repite ese movimiento desde los hombros por toda la espalda para aligerar la tensión.

Cuando hayas terminado con esos movimientos de amasamiento vuelve a realizar una serie de caricias suaves con las palmas de las manos por el cuello, la espalda y los brazos.

Hemos acabado con la espalda así que dile a tu pareja que se de la vuelta.

Comienza masajeando su cara siempre con las yemas de los dedos y movimientos circulares sucesivamente por la frente, las sienes, los pómulos, tras las orejas y en la mandíbula.

Puedes utilizar los pulgares para masajear cuidadosamente ciertas zonas de la cara como las sienes, las cejas, los pómulos (bajo los ojos), la zona situada entre la nariz y los labios y la situada entre los labios y la barbilla.

Utiliza movimientos circulares por los hombros para ir acercándote hasta el pecho de tu pareja.

A partir de ese momento utiliza caricias con menos presión y más sensuales por el pecho, el cuerpo y las caderas acercándote a la zona genital.

Y a partir de ahí continúa con besos, caricias… continuando con el mismo ambiente de sensualidad que has utilizado hasta ahora…

Y DISFRUTA del momento!!!

Tu Amiga

Carolline Deville

Galería | Esta entrada fue publicada en Masajes Sexuales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s